Medellín ha pasado de ser un destino netamente MICE a ser uno de turismo vacacional, familiar. Esto se debe a la gran transformación y resiliencia de la ciudad.

Medellín pasó a ser en menos de 30 años una de las ciudades más violentas en el planeta, a consolidarse como una que acoge al turista y a su familia, comenta Clemencia Botero, directora de Promoción de Destino del Greater Medellín Convention & Visitors Bureau.

Si bien en un principio Medellín era un destino MICE (Meetings, Incentives, Conventions and Exhibitions, por sus siglas en inglés), que hace referencia al turismo de negocios, convenciones y reuniones, hoy esto ha cambiado. Los ejecutivos y profesionales que venían a quedarse durante un par de días, ahora se quedan unos más para conocer la ciudad o regresan con su familia.

Botero explica que en un principio a la gente le seducía visitar la que otrora fue una de las ciudades más violentas del mundo, y que precisamente las series que hablan de esa época han hecho que la ciudad suene en el país y el mundo, y que los visitantes lleguen para conocer una ciudad que se repuso, que es ejemplo de resiliencia y que hoy es una ciudad dinámica, creativa y un destino que sorprende. “La ciudad tiene una historia para contar y esos procesos de transformación e inclusión social son muy interesantes para el visitante”, añade.  

Ciudad fascinante

Medellín encanta por su privilegiado clima. Goza de una altura que le per- mite no ser muy fría, ni muy caliente, y su clima tropical hace de este destino sede de reuniones y congresos de talla mundial en cualquier momento del año. Clima tropical que es común encontrarlo también en el trato de los colombianos, sobre todo los paisas siempre amables, cálidos y colaboradores; así como en la música urbana y el reggeaton, que han empezado a crear nuevas industrias creativas en la ciudad muy atractivas para nuevos visitantes.

En los últimos años gracias a tendencias asociadas a sostenibilidad, consumo responsable y medio ambiente, el turismo comunitario ha crecido en la ciudad haciendo más democrática la derrama económica de la que se benefician sus habitantes. Este sigue siendo un potencial muy interesante del cual hay que sacar más provecho, así como la productividad en la identificación de las necesidades y potencialidades del destino para encontrar y captar eventos que dejen un legado positivo a la ciudad.  Artículo de: Bureau Medellín 

Instagram: @bureaumedellin     

Revista VIV

Edición completa en: Revista VIV Medellín y Antioquia ✈