La impresionante biodiversidad de Colombia es más que un motivo de sobra para querer descubrir un país que es, primero en cantidad de aves y orquídeas, segundo en plantas, anfibios, mariposas y peces dulceacuícolas, tercero en palmas y reptiles, sexto en mamíferos y posee el 50% de los páramos del mundo.

Recorrerlo es una experiencia llena de paisajes naturales cobijados por verde, más verde, y un poco más de verde por donde se le mire. De hecho, la región antioqueña (o sea la que acoge a la ciudad de Medellín), no es la excepción, al ser una región tan montañosa, en su inventario de riqueza natural se pueden contar 350 fuentes hídricas abastecedoras de acueductos y más de 1.000.000 hectáreas de bosque y 76.000 de ciénagas.

El municipio de Abejorral, ubicado en la subregión Oriente del departamento de Antioquia y a 86 kilómetros de Medellín (dos horas y media aproximadamente), es muestra de esa biodiversidad y uno de los lugares favoritos de nuestra región para el turismo de aventura y los deportes al aire libre, como la escalada en roca. Escalada en roca que, se puede llevar a cabo en un lugar difícil de olvidar: La Peña, en donde rodeado de el encanto del bosque natural, se pueden hacer además de actividades de escalada, otras como caminatas ecológicas, rápel y glamping. 

Hasta el momento, existen cinco sectores de escalada: (Los Lados, El Bosque, El Dado, El mirador y la zona de ascenso para el último de ellos, El Multilargo); así como más de 30 rutas habilitadas con distintas dificultades, desde 5 o 6, hasta 5.14, con alturas desde 7 a 30 metros en superficie de granito.

Descarga la guía de escalada de La Peña aquí.   Fotografías de Camila Ospina, @rexinraw

La Casa en el Aire

Otro lugar que sería imperdonable dejar de mencionar en Abejorral, es La Casa en el aire, un aerohostal anclado sobre la roca con cables de acero y a 20 metros de altura, que se asoma tímidamente, pero cargado de magia, por una peña del imponente Cerro San Vicente.

La Casa en el aire está diseñada para hospedar hasta a 10 personas y entre las múltiples actividades que allí se pueden realizar; contemplar el atardecer en una hamaca a 35 metros de altura, o sea el equivalente a un edificio de 15 pisos asegurado por un cable para hacer canopy es, sin duda, una de las más inolvidables.

Estimamos que en los años venideros el turismo de aventura y naturaleza seguirá ganando adeptos. De hecho, de acuerdo con el Informe de Tendencias de Experiencias de Tripadvisor del 2019, las reservas de experiencias al aire libre incrementaron en un 56% en relación al año anterior.

Esto, alineado con otras tendencias que según Skift, una de las compañías de medios enfocada en la industria del turismo más grande del mundo, el 69% de los viajeros prefieren gastar su dinero en experiencias, a cambio de una habitación más bonita y el 65% quiere regresar a casa con la sensación de haber experimentado algo nuevo, incluso si eso representa no sentirse completamente descansado. De manera que no hay porqué parar la aventura.